Los astrocitomas forman parte del grupo de los gliomas (tumores gliales), se trata de tumores cerebrales primarios, es decir, tumores que se originan a partir de las células que conforman la estructura cerebral normal. Dentro del grupo de los gliomas, los astrocitomas suponen los tumores más frecuentes.Astrocitomas

Pueden localizarse en cualquier punto del neuroeje ( cerebro y médula espinal) si bien es especialmente frecuente a nivel de los hemisferios cerebrales. Especial mención merecen los gliomas de nervio óptico, astrocitomas talámicos y los astrocitomas de tronco cerebral y medula espinal, pues presentan características propias tanto por su localización como por su histología que hace que deba personalizarse el tratamiento en estos tipos de lesiones.

La sintomatología que presentarán estos tumores es superponibles a otras lesiones cerebrales, cefalea, vómitos, trastorno de la marcha, convulsiones… la sintomatología puede venir dada por la invasión del tumor del área responsable de la función, por el edema (hinchazón) que produce en el cerebro estas lesiones o bien por el simple efecto compresivo que presenta sobre el tejido sano circundante.

Los astrocitomas conforman un grupo hetereogéneo, clasificado por la OMS en cuatro grados (1993) basándose en sus características histológicas:

  • Astrocitoma grado I (astrocitoma pilocítico): especialmente frecuente en niños. Presenta muy buen pronóstico, dado que la resección completa supone la curación en la inmensa mayoría de los casos.
  • Astrocitoma grado II, es el astrocitoma difuso: dentro de este grupo existen diferentes subgrupos con características propias. Es un tumor infiltante y con una tendencia a evolucionar hacia lesiones de histología más agresiva.
  • Astrocitoma grado III o astrocitoma anaplásico: Es un tumor igualmente invasivo, aunque sus características histológicas le confieren un peor pronóstico que los grupos anteriores, puede evolucionar hacia glioblastomas multiformes.
  • Astrocitoma grado IV o Glioblastoma multiforme: Es el de mayor agresividad y a la vez el más frecuente de los astrocitomas.

tumores gliales: astrocitoma
El tratamiento de elección para todos los tumores resecables será el quirúrgico, asociando tratamiento concomitante, radioterapia y quimioterapia en algunos de ellos, especialmente en los de mayor agresividad.
A nivel medular son tumores infiltrativos y de márgenes mal definidos, por lo que el tratamiento de elección en esta localización será la biopsia.
En los últimos años han aparecido diferentes líneas de tratamiento, tales como la inmunoterapia, las vacunas…si bien todas ellas están aun en fase de evalución.